La sombra y su belleza

La sombra y su belleza

Las sombra se expresa

 

Desde siempre he escuchado hablar mal de la sombra personal. Como algo que es mejor no entrar o si se entra a través de alguna terapia por ejemplo, es para luego escapar. Algo oculto y terrible de nosotros se esconde allí por lo que debemos disolverlo porque sino en cualquier momento se puede expresar y por lo tanto atacar.

La sombra puede ser algo bello si te detienes a solo observarla

Observar la sombra personal sin juzgarla, sin suponerla puede esconder algo bonito. Información mal entendida que nos acecha cuando en realidad ser trata de una piedra preciosa a la que solo debemos limpiar. El problema es que queremos transformarla es decir pulirla, darle una forma sin respetar su esencia.

Si te miras y asumes tal cual eres,  con tus luces y sombras detectarás que lo malo no es tan malo y lo bueno no dura para siempre. Aceptarse es la clave y luego cambiar si es necesario hacerlo. 

Meditar  nos enseña a ser conscientes de la oscuridad como para ser más dueños de nuestro destino. En vez de sorprendernos con las cosas que nos pasan, nos hacemos cargo de manera compasiva. Nos ayuda a transitar el camino con menos dualidad, detrás del cual nos aguarda un yo unitario e iluminado.

Hay un proverbio maorí que me gusta mucho, “entrega tu rostro al sol y las sombras caerán detrás de ti”. Cuando aceptas que la oscuridad le restas importancia centrándote más en la luz que hay en ti. Eso hace que te valores tal cual eres y admitas mucho más lo bueno en ti.

Sombras de las calles de Madrid en un día otoñal.

Existen quienes crean sombras. Mira este link

 

>> El hombre de sombras <<.