A CONFIAR TAMBIEN SE APRENDE

Confías en los demás, confías en ti; pero en la vida?  La confianza es algo que puede despertarse cuando compruebas que lo que crees es verdad.

Mucho se habla de la confianza en las personas o en uno mismo, pero muy poco se reflexiona acerca de la fe en la vida. Esta no se despierta únicamente a través de profesar una creencia sino porque es la propia existencia quien nos hace empezar a creer en ella.

Experimentando, observando las  coincidencias, las casualidades compruebas que existe un hilo invisible que nos conecta.  Y es así como ciertos sucesos mágicos  incluso poco agradables, nos animan a empezar a confiar en ella.

El resultado es  una manera de vivir el día a día de una  forma más relajada ya que se deja de constantemente controlar perdiendo así  tanta energía. En contraposición uno prefiere entregarse a la espera.

Confiar

Tener confianza no significa “no hacer” sino establecer un margen de  tiempo aguardando que los acontecimientos sucedan.

¿Cuanto tiempo esperar? En general las cosas se acomodan a corto plazo. Sin embargo existe un 50% de probabilidad de que nada suceda y esto significa también una respuesta.

Cuando uno establece un diálogo con la realidad, la vida se transforma en una existencia completamente diferente a la acostumbrada. El estrés comienza a disolverse ya que la tensión disminuye porque uno ya ha aprendido que la vida también se expresa.

APRENDIENDO CIERTAS PAUTAS PUEDES COMPRENDER COMO LOGRAR ESTA PERSPECTIVA 

EMPIEZA AHORA