CLAVES MEDITACIÓN

Hay ciertas puertas que debes abrir para poder entrar a tu espacio de silencio.

Aquí dispones de algunas llaves. Son claves de meditación sencillas que debes aplicar.

  • Sigue las claves de meditación, será tu guía.
  • Apártate de las expectativas. Si tienes la esperanza de que algo suceda, estarás en la espera más que en el propio proceso.
  • Deja de enjuiciarte. No estés durante o después de la práctica preguntándote si lo has hecho bien o mal. Evalúa solo el resultado final. Ha sido agradable? Si no lo planteas así abandonarás la práctica.
  • Sé paciente. No pretendas resultados a la primera, la impaciencia puede ser tu gran enemigo.
  • Si la fórmula o tipo de práctica no te funciona, cámbiala. Encuentra una técnica que te resulte cómoda, como que después de practicarla te lleve casi de manera automática al mismo sitio. Existen muchos tipos de meditaciones. Por ejemplo solo centrado en la respiración o con mantras.
  • No cambies el estilo de meditación a cada rato. Si te funciona profundiza y no estés cambiando a cada rato.
  • Elige el lugar adecuado y este será aquel donde te sientas realmente a gusto. Mira primero cómo te encuentras en ese espacio antes de empezar a meditar. A lo mejor no te das cuenta que tienes un baño al lado, que en esa situación escuchas más ruido que en otra. Chequea.
  • Decide cuánto tiempo vas a meditar. Si quieres meditar 15 minutos tómate 20. Siempre deja un margen para reposar después de la práctica. Si sales corriendo no serás consciente de los resultados.
  • No luches. Si tu atención está en otro lado pensando en tu próxima cita, la comida o tareas pendientes no será el momento adecuado. Elige primero dejar todo eso apartado por el tiempo estipulado. Si no hay acuerdo interno, déjalo para otro momento.

Ten estipulado que nadie te moleste. Haz un acuerdo si convives con alguien. Que tus teléfonos estén desconectados. Déjalos en otra habitación para no sufrir la tentación de mirarlos.

  • Adopta una postura cómoda para no estar moviéndote a cada rato. Intenta no recostarte porque invitarás al sueño. Si no puedes estar con las piernas cruzadas en la típica postura de loto, no la adoptes. Siéntate en una silla o si estás en el suelo, apoya tu espalda en algún lado.
  • Intenta estar recién aseado, favorece el relax.
  • Acostúmbrate a hacerlo a la misma hora. Puede ser cualquiera pero te sugiero por la mañana Si eliges la a última hora ten en cuenta que el cansancio te jugará en tu contra.

Abre las puertas que te conducen a una buena práctica. Aprende.